3 pasos para pensar en TI

Porque todo mi mundo giraba alrededor de mi familia y nunca apartaba un tiempo para mí, todo era en función de ellos y claro, llegó un momento donde me sentí sin piso, ahí en ese sentimiento tan grande de soledad donde sentía un vacío tan profundo, me preguntaba si había valido la pena tanto esfuerzo, tanto darme a los demás y nunca a mí misma…ahora sé que todo es perfecto… ¿Sabes ahí que me movió? La impotencia, me sentía tan infinitamente sola, tan triste, como con las manos vacías que me dije a mi misma: Paula, esto tiene que cambiar, empiezas a hacer algo por ti o te vas a consumir de tristeza cuando ellos no estén.